Volver a springspain.com Sobre nosotros

Cuatro tipos comunes de conflictos de equipo y cómo resolverlos

Un equipo que esté dispuesto a trabajar en conjunto para resolver conflictos en el lugar de trabajo puede fortalecer sus relaciones y lograr sus objetivos. Una vez que se resuelven los conflictos, la mejor manera de avanzar es reconocer que ocurren errores.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Los conflictos son una parte natural de la vida, tanto en nuestra vida personal como en el lugar de trabajo. Los conflictos en el lugar de trabajo ocurren porque los miembros del equipo no siempre están de acuerdo o no saben cómo trabajar juntos a pesar de sus diferencias. Estas diferencias podrían estar en la forma en que administran sus tareas, sus estilos de trabajo o personalidades.

Para que un equipo trabaje en conjunto de manera efectiva, los conflictos deben resolverse de manera oportuna y profesional que minimice la interrupción de la productividad. La capacidad de resolver conflictos de equipo es fundamental para el éxito de cualquier organización.

Ya sea que se esté involucrado en un conflicto o actuando como mediador, se deberá mantener la calma durante todo el proceso y trabajar para comprender las diferentes perspectivas de todas las partes involucradas. 

En este artículo, examinaremos los tipos más comunes de conflictos que pueden surgir, los pasos para resolver estos conflictos y por qué la resolución de conflictos es importante en el lugar de trabajo.

¿Qué son los conflictos de equipo?

Los conflictos de equipo surgen cuando hay desacuerdos sobre los objetivos, métodos o necesidades del equipo. Los conflictos también pueden ocurrir cuando hay diferentes personalidades. 

Al principio, estos conflictos pueden parecer un lugar común, pero no resolverlos podría dañar la productividad y la moral en general. Cuando surgen conflictos entre los miembros del equipo, abordar estos desacuerdos y llegar a un entendimiento mutuo permite que todos colaboren de manera armoniosa y productiva.

La resolución de conflictos es una valiosa habilidad de liderazgo. Las personas con la capacidad de reconocer conflictos, reconocer las diferencias y encontrar una solución rápida y pacífica son esenciales para cualquier organización.

¿Por qué es importante la resolución de conflictos?

La resolución de conflictos es importante para el éxito de cualquier equipo. Dejar un conflicto sin resolver puede afectar negativamente la moral y la productividad, lo que resulta en un ambiente de trabajo tenso e incómodo para todos. 

La resolución de conflictos en el lugar de trabajo permite que los equipos confíen entre sí y trabajen mejor juntos para lograr sus objetivos. La resolución de conflictos permite a los miembros del equipo entenderse mejor entre sí y crear relaciones laborales más fluidas en el futuro.

Tipos de conflictos de equipo

Aquí hay cuatro tipos diferentes de conflictos de equipo comunes a los entornos laborales:

Conflictos basados ​​en tareas

Los conflictos basados ​​en tareas ocurren en situaciones en las que los miembros del equipo dependen unos de otros para completar una tarea o proyecto. Cuando una persona del equipo no completa su parte de la tarea, puede afectar la capacidad de otro miembro del equipo para terminar su parte a tiempo. 

Por ejemplo, si un empleado siempre entrega sus informes tarde, el contable también se retrasa con sus informes. Para evitar estos conflictos, hay que asegurarse de que todos los miembros del equipo sepan lo que deben hacer en su puesto para que las tareas se puedan realizar de manera eficiente y en el plazo establecido.

Conflictos de liderazgo

Algunos conflictos ocurren debido a diferencias en los estilos de liderazgo. Cada uno tiene su propia forma de liderar sus equipos. Algunos líderes son directivos, mientras que otros son más abiertos, inclusivos y fomentan la colaboración con su equipo. 

Para evitar conflictos de estilo de liderazgo, es importante reconocer y apreciar estas diferencias en todo el equipo. Si tienes un rol de gerencia, debes conocer tu propio estilo de liderazgo y cómo interactúas con el equipo. Puede ser necesario hacer ajustes en el estilo de liderazgo para adaptarte a las diferentes necesidades y personalidades de los miembros del equipo.

CTA Da el Salto con Spring

Conflictos de estilo de trabajo

Así como existen diferencias en los estilos de liderazgo, también existen diferencias en los estilos de trabajo. Los conflictos de estilo de trabajo ocurren porque los miembros del equipo tienen diferentes preferencias sobre cómo realizar las tareas. 

Algunos trabajan rápidamente y pasan a la siguiente tarea lo antes posible, mientras que otros prefieren completar las tareas de forma lenta y consciente. Algunas personas son emprendedoras que requieren poca o ninguna dirección para terminar una tarea, y otras necesitan orientación en cada paso del camino. 

La mejor forma de evitar este tipo de conflictos es reconocer que el estilo de trabajo de cada uno es diferente y buscar formas de colaborar para lograr el mismo objetivo a pesar de esas diferencias.

Choques de personalidad

Los choques de personalidad son algunos de los tipos más comunes de conflictos de equipo. Estos tipos de conflictos son causados ​​por diferencias de personalidad entre los miembros del equipo. 

No siempre te llevarás bien con todas las personas que conoces o te gustarán, ya sean tus compañeros de trabajo, supervisores u otros empleados. Puede ser un desafío trabajar con alguien cuya personalidad no coincide con la suya. Sin embargo, es importante tratar de comprender sus diferencias y aprender a trabajar juntos de manera pacífica y productiva.

Cómo resolver conflictos de equipo

Muchos conflictos en el trabajo son causados ​​por malentendidos y falta de comunicación entre los miembros del equipo. Sin embargo, cuando estos conflictos se resuelven adecuadamente, los miembros del equipo pueden desarrollar mejores relaciones de trabajo y, como resultado, son más productivos. A continuación, se muestran algunos pasos productivos para resolver los conflictos laborales:

Mantén la calma

Cuando surge un conflicto, es importante mantener la calma y ser profesional. Respira profundamente varias veces y aclara tu mente antes de intentar abordar el conflicto. Elabora un plan para resolver el conflicto antes de que aumente la tensión y las cosas empeoren.

Comunicarse (y escuchar)

Encuentra un lugar donde puedas discutir el conflicto en privado. Es importante que todas las partes involucradas tengan la oportunidad de compartir su versión y escuchar lo que los demás tienen que decir. Sé atento y empático, e intenta comprender cómo se siente la otra persona sin dejar de decir todo lo que necesitas.

Reconoce el conflicto y encuentre una solución

Parte de la resolución de conflictos incluye reconocer que hay un problema en primer lugar. Una vez que se ha reconocido el conflicto, todos los involucrados deben ponerse de acuerdo para llegar a una resolución. Trata de ver el conflicto desde el punto de vista de los otros miembros del equipo y concéntrate en las cosas en las que puedes ponerte de acuerdo. Esto te ayudará a comprender mejor lo que sienten y cómo piensan y les permitirá llegar a una resolución juntos.

Involucrar al liderazgo o RRHH

En algunos casos, es posible que debas involucrar a tu departamento de recursos humanos o un supervisor si un conflicto no se puede resolver, ya sea porque alguien no coopera o por algo mucho más serio, como el acoso o la discriminación.

La resolución de conflictos en el lugar de trabajo requiere del esfuerzo en equipo y la comprensión de los diferentes puntos de vista de los demás. Una vez que se resuelven los conflictos, la mejor manera de avanzar es reconocer que ocurren errores. Un equipo que esté dispuesto a trabajar en conjunto para resolver conflictos en el lugar de trabajo puede fortalecer sus relaciones y lograr sus objetivos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain