Volver a springspain.com Sobre nosotros

Los 5 componentes de una estrategia de salud mental en el lugar de trabajo

Promover la salud mental en el lugar de trabajo requiere crear una cultura empática y libre de estigmas para los empleados. Aprendamos cinco facetas importantes para crear ese estado.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Incluso antes de la COVID-19, apoyar la salud mental de los empleados se estaba convirtiendo en una prioridad mayor para muchas empresas, ya que sus efectos tienen un beneficio muy profundo tanto en el rendimiento de los trabajadores como en el de la organización. Pero al igual que con otros aspectos del bienestar, la salud mental en el lugar de trabajo es un tema complejo y abordarlo con la estrategia correcta es fundamental.

Comprender el estrés y el lugar de trabajo

La salud mental está estrechamente relacionada con el estrés. El estrés en el lugar de trabajo está creando un coste significativo tanto para los empleados como para las empresas para las que trabajan. Eso es especialmente cierto desde que golpeó la pandemia.

Tres de cada cuatro adultos se sienten estresados ​​regularmente, según la encuesta «Stress in America 2020» de la Asociación Estadounidense de Psicología. Los trabajadores se sienten  agotados y mencionaron múltiples factores estresantes, incluida la falta de separación entre el trabajo y el hogar, cargas de trabajo inmanejables y preocupaciones sobre la seguridad laboral. A medida que continúan las interrupciones de la pandemia, más empleados informan síntomas de estrés prolongado y agudo. Uno de cada cinco trabajadores dijo que su salud mental es peor que en esta época el año pasado, según la encuesta.

Tal y como recoge un artículo de la publicación científica The Lancet, se prevé que los problemas de salud mental conllevará un coste a la economía global de 6 billones de dólares en 2030 (5.160 millones de euros). En Europa, la depresión cuesta a las empresas más de 617 billones de euros al año.

Estrategia de salud mental en el lugar de trabajo

La crisis de la pandemia de coronavirus seguirá siendo un factor estresante en el lugar de trabajo incluso cuando los trabajadores ya han regresado a la oficina. Pero los empleadores pueden optar por combatir sus efectos de empeoramiento, así como otros factores negativos que pesan sobre la salud mental de los empleados.

Aquí hay cinco formas en que los empleadores pueden construir una estrategia de salud mental en el lugar de trabajo.

1. Evaluar el estado actual 

Los empleadores no pueden mejorar lo que no entienden. Los líderes empresariales y de recursos humanos pueden comenzar a comprender la salud mental de sus trabajadores mediante el desarrollo de una estrategia de escucha continua y la recopilación de datos sobre el ausentismo, los días de enfermedad, la productividad y la retención. También pueden realizar encuestas detalladas para centrarse en responder las siguientes tres preguntas:

Cultura empresarial: ¿la cultura desestigmatiza la salud mental? Si es así, ¿cómo? Si no, ¿qué acciones pueden ayudar a cambiar la cultura?

Mentalidad del gerente: ¿los gerentes muestran que se preocupan por la salud mental y el bienestar de los miembros de su equipo? ¿Qué acciones específicas toman?

Salud mental individual de los empleados: cuando los empleados se sienten estresados, ¿saben a dónde acudir para obtener ayuda? ¿Entienden sus beneficios para la salud mental?

CTA Da el Salto con Spring

2. Demostrar liderazgo empático

Muchos líderes comprenden que la empatía es una fortaleza y están avanzando en esa dirección. La empatía es particularmente importante cuando se trata de la salud mental de los empleados. 

El liderazgo de Marriott International entendió eso cuando crearon programas para reducir el estrés, incluido el estrés financiero, y aumentar la resiliencia.

Optar por un empleador es una elección de estilo de vida tan importante como el lugar donde vives, por lo que tu empleador debe contribuir a la calidad de la vida personal y profesional.

3. Integrar el bienestar de la salud mental en la cultura del lugar de trabajo

Independientemente de cuán fuerte sea el programa de bienestar de la salud en el lugar de trabajo, si no está integrado en la cultura de la empresa, no tendrá tracción ni un impacto duradero en la organización y la fuerza laboral.

Más empresas necesitan incorporar la salud mental en todo lo que hacen, desde las comunicaciones con los líderes hasta los programas de incorporación de nuevos empleados, la capacitación para el desarrollo del liderazgo y una gran cantidad de programas ERG [grupo de recursos para empleados] que ya existen en muchas empresas. Más empresas necesitan crear foros abiertos para que los empleados compartan sus experiencias en la búsqueda de atención de salud mental.

El autocuidado es un aspecto importante de la salud mental. Los líderes empresariales y de recursos humanos pueden trabajar para crear un programa de comunicación proactivo que eduque a los empleados y sus gerentes sobre los signos de agotamiento y cómo poner en práctica el cuidado personal. El autocuidado comienza cuando los empleadores adoptan un enfoque deliberado y, en la medida de lo posible, una visión holística del bienestar de los empleados y ofrecen servicios y programas que abarcan el bienestar físico, emocional, financiero, social y espiritual.

4. Educar a los empleados sobre los servicios de salud mental

Muchos trabajadores no entienden cómo acceder a los servicios de salud mental y los líderes empresariales y de recursos humanos deben corregir esto.

El sesenta por ciento de los empleados pagaron de su bolsillo la atención de la salud mental en 2020 a pesar de estar asegurados por su empleador. El problema: los trabajadores no usaban los programas tradicionales de asistencia del empleador porque son difíciles de entender y, a menudo, los beneficios varían según la empresa.

Los equipos de recursos humanos y otros representantes apropiados deben comunicarse de manera proactiva sobre el plan de beneficios que adopta una organización, explicar lo que cubre y tener claro cómo solicitar ayuda.

Una estrategia holística de salud mental en el lugar de trabajo es clave, pero hoy en día existen varias herramientas digitales para ayudar a lograrlo.

5. Medir la eficacia de la estrategia de salud mental

Como con cualquier otra iniciativa, las empresas necesitan establecer métricas para medir la efectividad de los programas de salud mental que establecen. Las empresas deberán trabajar con los proveedores de salud mental para crear un panel de herramientas para medir el valor de estos servicios para la fuerza laboral. También deben ir más allá de medir las tasas de participación para centrarse en los resultados clínicos de los programas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 3)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain