Volver a springspain.com Sobre nosotros

Qué es el coworking y cómo se emplea en 2020

El modelo de coworking se basa en compartir espacio de trabajo y recursos. Da igual el tipo de empresa, su tamaño o si eres un emprendedor independiente.

Tiempo de lectura: 6 minutos

El coworking permite compartir un espacio de trabajo entre distintas empresas, a diferencia del modelo de oficina tradicional en el que cada organización mantiene su propio espacio dedicado. El coworking puede referirse a entornos en los que los empleados de varias organizaciones trabajan en la misma sala o en oficinas privadas dentro de un espacio más grande con recursos compartidos.

Sin embargo, la definición de coworking ha cambiado un poco con el tiempo. La simple idea del coworking (personas que trabajan cerca unas de otras) ha existido desde siempre. Los seres humanos somos criaturas sociales y hacemos muy pocas cosas realmente solos en nuestra vida personal o en la economía.

Si bien la gente siempre se ha congregado, la idea de un espacio específico de coworking es más reciente. Algunos ejemplos tempranos de instalaciones de coworking comenzaron a surgir a mediados o finales de la década de los 90 en lugares como C-Space en Berlín, uno de los primeros hackerspaces del mundo, y el Centro de Innovación de Cambridge en Cambridge, Massachusetts.

En 1999, el diseñador de juegos Bernard DeKoven introdujo el término real «coworking» para referirse a un estilo de trabajo colaborativo no competitivo. La idea era trabajar juntos, pero por separado. Con los años, el coworking se ha convertido en un término general para un puñado de modelos de oficinas compartidas. Hoy en día, probablemente verás «coworking» y «espacio de trabajo compartido» utilizados indistintamente.

Dentro de la amplia categoría de coworking, existen varios modelos de espacios de trabajo.

Tipos de coworking

  • Hot desking: coworking al estilo de una biblioteca en el que los miembros comparten el espacio y los mostradores por orden de llegada. En este modelo, limpiarías tu espacio al final de cada día y almacenarías materiales en casa o en un área de almacenamiento para miembros.
  • Coworking dedicado: escritorios asignados o mesas para varias personas en espacios comunes. Con el coworking dedicado, te sentarías en el mismo lugar con regularidad y probablemente podrías guardar tus pertenencias durante la noche.
  • Oficinas privadas: las empresas disponen de espacios de trabajo compartidos más grandes. Esto puede variar desde una oficina para una sola persona hasta un piso completo de un edificio.
  • Construcciones personalizadas: algunos centros de coworking trabajarán con clientes más grandes para diseñar y modificar o construir sus instalaciones de acuerdo con sus necesidades específicas.
  • Paquetes de espacio de trabajo flexible: incluso más flexible que otras formas de coworking, esta modalidad puede incluir alquileres de oficinas de un solo día u oficinas pequeñas para equipos grandes que rotan a su personal remoto según sea necesario. En respuesta a la covid-19, muchos centros de coworking han ampliado sus ofertas para adaptarse a las nuevas necesidades de las empresas de forma creativa.

Características adicionales del coworking

Además del espacio de trabajo, los espacios de coworking también pueden proporcionar comodidades adicionales, similares a las que encontrarías en una oficina clásica. Esto podría incluir equipos como impresoras y máquinas de fax y espacios como salas de conferencias, cabinas telefónicas o salas para eventos que se pueden reservar.

Los centros de coworking a menudo aportan comodidades adicionales para brindar a los usuarios una experiencia sólida en el lugar de trabajo, como bocadillos, dispositivos de juego o descuentos en servicios comerciales. Estos detalles varían ampliamente según el proveedor de coworking y su precio. También vale la pena saber que algunos proveedores cobran por servicios adicionales a la carta, mientras que otros utilizan un modelo de todo incluido o tarifa plana.

Quién practica el coworking

En sus inicios, el coworking fue utilizado en gran medida por emprendedores y startups jóvenes que necesitaban un lugar para ubicar a una sola persona o un equipo pequeño. Esto se debe a que el mercado de alquileres de oficinas tradicionales no se ha adaptado a las necesidades particulares de estos clientes.

Sin embargo, durante la última década, el modelo de coworking se ha expandido significativamente. Ahora, organizaciones de todos los tamaños, y de casi todas las industrias y antecedentes, utilizan el coworking. Hay una variedad de razones para esto, y discutiremos los beneficios específicos del coworking en la siguiente sección.

En 2020, algunos de los usuarios comunes de coworking son:

  • Startups
  • Emprendedores
  • Equipos satélites dentro de organizaciones más grandes
  • Empresas con políticas flexibles de trabajo desde casa
  • Autónomos
  • Embajadores / equipos de innovación corporativa
  • Empresas de rápido crecimiento
  • Proveedores de servicios, como consultores y abogados
  • Equipos remotos que buscan un lugar de reunión ocasional para los empleados

Beneficios del coworking

Pero ¿en qué se diferencia realmente el coworking de cualquier otra configuración de oficina? A continuación, veremos algunas de las razones comunes por las que las personas y las organizaciones eligen el coworking en lugar del modelo estándar de oficina privada.

CTA Da el Salto con Spring

Fexibilidad

Por lo general, las oficinas se alquilan con contratos de arrendamiento de tres a cinco años. Algunas startups no sobreviven tanto tiempo y las que lo hacen a menudo crecen rápidamente durante este tiempo. Para una empresa de rápido crecimiento, una configuración de oficina bloqueada significa que tiene que conseguir una oficina para su equipo futuro potencialmente más grande, lo cual es costoso, o bien romper su contrato de arrendamiento, que también es costoso o problemático. El coworking proporciona una salida a este problema al reemplazar los arrendamientos a largo plazo con membresías a corto plazo.

Esta flexibilidad es una de las razones por las que cada vez más las empresas grandes han recurrido al coworking en los últimos años. A medida que más compañías adoptan políticas flexibles de trabajo desde casa y vacaciones para sus empleados, descubren que tener una oficina flexible puede acomodar mejor a un personal parcialmente remoto.

La pandemia del covid-19 ha llevado la necesidad de flexibilidad a un nivel completamente nuevo. Las empresas que antes no hubieran considerado el teletrabajo ahora administran equipos semi o completamente remotos, y se espera que muchas mantengan una mayor flexibilidad para sus trabajadores incluso después de que sea completamente seguro regresar a la oficina a tiempo completo.

Debido al coronavirus, es comprensible que las empresas estén pensando en cómo estar mejor preparadas para crisis similares en el futuro. Evitar los arrendamientos de oficinas rígidos y costosos será una forma de hacerlo.

Conexión social

El coworking es intrínsecamente social y ese es uno de sus principales atractivos. Ya sea que un espacio de coworking tenga capacidad para cinco personas o mil, la naturaleza misma de la configuración es que el espacio y los recursos se comparten. En el proceso, conocerás a otras personas o profundizarás tus relaciones con personas que ya conoces, simplemente estando cerca de ellas con regularidad.

Para los emprendedores solitarios, por ejemplo, ir a una oficina compartida con otras caras amistosas puede convertir el trabajo en una experiencia mucho más agradable, en comparación con trabajar solos desde casa.

Pero incluso para las grandes empresas, una comunidad más amplia en el trabajo ofrece oportunidades integradas de socialización y redes. Esto resulta sumamente beneficioso para las empresas que buscan aumentar su innovación al asociarse con nuevas empresas o emprendedores locales.

Ya seas un profesional independiente que busca su próximo proyecto, un inversor de capital de riesgo que busca la próxima gran tecnología para respaldar o un gerente de una empresa, hacer conexiones es crucial para alcanzar el éxito. El coworking te pone automáticamente en contacto con personas de ideas afines en tu área, rompiendo así algunas de las barreras para iniciar importantes colaboraciones.

Algunos proveedores de coworking también crean comunidades online para sus miembros, como aplicaciones o plataformas de redes sociales internas. Esto permite que los miembros se conecten entre sí a través de ubicaciones y cosechar los beneficios de su comunidad de coworking, incluso durante la distancia impuesta por la pandemia.

Facilidad de uso y comodidades

Mantener una oficina en funcionamiento implica todo, desde almacenar impresoras hasta coordinar una mudanza de la oficina y llamar a la compañía de mantenimiento cuando el aire acondicionado se vuelve loco.

En un centro de coworking, muchas de estas tareas son manejadas por el proveedor del espacio de trabajo. Descargar el mantenimiento de la infraestructura ofrece dos beneficios importantes para las empresas, como ahorrar tiempo y dinero.

Los centros de coworking vienen con características físicas y equipos que, de otro modo, podrían resultar poco prácticos para una organización individual. ¿Te imaginas una empresa de tres personas alquilando una oficina con una sala de conferencias, una cocina equipada, un salón, una impresora 3D y un espacio para eventos? ¡Probablemente no! El espacio de trabajo compartido permite a una empresa acceder a todas estas funciones, independientemente de su tamaño.

Por último, pasar tu jornada laboral en un espacio de coworking en lugar de una oficina tradicional, o trabajar exclusivamente desde casa, está destinado a facilitar la conciliación. En el modelo de coworking, las personas y las empresas comparten espacio y recursos, lo que les permite acceder a más de lo que podrían por sí mismos. Y en el proceso, los usuarios descargan muchas de las cargas de administrar una oficina y se vuelven parte de una comunidad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain