Volver a springspain.com Sobre nosotros

¿Reclutamiento interno o reclutamiento externo?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El rápido crecimiento del mercado laboral favorece la creación de nuevos puestos de trabajo y oportunidades dentro de una organización. Por ello, si las empresas desean prosperar y tener éxito frente a la competencia en un entorno tan cambiante, tendrán que planificar cuidadosamente su proceso de reclutamiento. Pero la pregunta que se hacen es: ¿Reclutamiento interno o reclutamiento externo?

Tarde o temprano, los responsables de RR.HH. deberán replantear qué estrategias de reclutamiento emplear para captar y retener talento. Ante este desafío, los reclutadores buscan el equilibrio entre la promoción interna y la contratación externa de nuevos empleados. Por ello, es necesario desarrollar en profundidad los pros y contras de cada tipo de reclutamiento. De lo contrario, la empresa estará destinada al fracaso dada la feroz competencia del mercado actual.

¿Reclutamiento interno o reclutamiento externo?

Ventajas y desventajas del reclutamiento interno

El proceso de reclutamiento interno hace referencia a la promoción y asignación de nuevas tareas y responsabilidades a empleados ya pertenecientes a la organización. Es decir, un trabajador pasa a ocupar un cargo más alto dentro de la empresa.

Pros

  • Ahorro de dinero y tiempo. Una de las ventajas más favorables de este tipo de reclutamiento es la reducción de costes. Al promocionar a los empleados de la plantilla, los reclutadores ahorrarán dinero a la empresa y emplearán menos tiempo en buscar, entrevistar y seleccionar nuevos candidatos adecuados.
  • Mejor ajuste a la cultura organizacional. U de los aspectos cruciales al contratar nuevos empleados es comprobar si se adecúan a la cultura organizacional del negocio. Al apostar por la promoción interna, se cuenta con la ventaja de que los trabajadores ya están familiarizados esta cultura y el entorno laboral. Esto favorece que la transición sea más fácil y suave a sus nuevas posiciones.
  • Menor incertidumbre. Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de planificar el proceso de contratación es el nivel de incertidumbre que lleva asociado. Existe un temor constante sobre si se toma o no una mala decisión de contratación. Sin embargo, con el reclutamiento interno esta incertidumbre se minimiza o desaparece. Se promociona a aquellos empleados que lograron un éxito considerable en sus antiguos puestos.
  • Motivación. Al adoptar una política de promoción interna en función de la productividad y logros, la motivación de los empleados se dispara. De hecho, la gran mayoría estará ansiosa por trabajar duro para conseguir la promoción. Por ello, las empresas que apuesten por el reclutamiento interno contarán con empleados altamente motivados, con ganas de mejorar día a día y de pertenecer a la plantilla por largos periodos de tiempo.

Contras

  • Opciones de reclutamiento limitadas. La promoción interna solo considera a los ya empleados. Esto reduce el grupo de solicitantes entre los que poder seleccionar el perfil adecuado, limitando las opciones de contratación. Es probable que la empresa se tope con ciertas dificultades para encontrar al candidato adecuado.
  • El empleado necesita capacitarse para desarrollar su nuevo trabajo. Al promover a un trabajador interno, éste debe volver a formarse para adquirir las nuevas habilidades que requiere su nuevo puesto. Además, quedan vacantes los antiguos puestos de estos empleados. Por lo tanto, los reclutadores deben contratar personal externo que los cubra. Esto puede llevar mucho tiempo y recursos.
  • Resentimiento y desmotivación de los empleados no promovidos. Al igual que la promoción interna motiva a los empleados, los que no han sido elegidos pueden quedar resentidos y desmotivados. Esto podría generar dinámicas de grupo no deseadas y un entorno laboral inquietante en el que se fomenten los celos y la competencia poco saludable.

Ventajas y desventajas del reclutamiento externo

En este caso, se cubren los puestos de trabajo vacantes con personal ajeno a la organización. Se recurre a la contratación de nuevos empleados activos en el mercado laboral vigente.

Pros

  • Innovación de ideas. A medida que los trabajadores llevan años en la empresa, comienzan a adaptarse a las ideas de los demás. Si bien esto es muy bueno para la dinámica del grupo, ya que tienden a tener menos disputas y desacuerdos, dificulta la generación de nuevas ideas únicas. Por lo tanto, el reclutamiento externo abre un abanico de mentes que generarán ideas innovadoras externas a la organización. Esto ayudará a mantener activo el negocio frente al entorno competitivo actual.
  • Más opciones de reclutamiento. El reclutamiento externo presenta a los headhunters un grupo más amplio de solicitantes, con una variedad de habilidades entre las que poder elegir. Esta amplitud de candidatos permite una comparación y selección de personal mucho más sencilla para cubrir las necesidades del puesto vacante.
  • Favorece la contratación de candidatos más experimentados y cualificados. Los empleados promovidos generalmente necesitan una amplia capacitación para adaptarse a sus nuevas responsabilidades. El proceso de reclutamiento externo, por el contrario, garantiza la selección de aquellos candidatos que tienen más experiencia, mayor habilidad y, por lo general, son adecuados para los puestos necesarios. Sin embargo, pueden requerir algunos programas de orientación y capacitación básica para introducirlos al entorno laboral de la empresa.

Contras

  • Mayores costes. El reclutamiento externo requiere una serie de procedimientos que aseguren la elección correcta de candidatos. En general, este proceso consta de tres pasos principales: buscar, evaluar y seleccionar. Todos estos pasos requieren una asignación significativa de recursos, dinero y tiempo.
  • Riesgo de tomar una mala decisión de contratación. El reclutador tendrá que encontrar el proceso de contratación que garantice la imparcialidad y la objetividad en la evaluación de cada candidato. Sin embargo, diseñar una estrategia de reclutamiento 100% libre de sesgos es casi imposible. Por lo tanto, siempre existe el riesgo de tomar una mala decisión de contratación.

Conclusión

En el mundo empresarial, los procesos de reclutamiento son inevitables y bastante desafiantes. Los reclutadores tendrán que evaluar los pros y contras del reclutamiento interno y externo. Por un lado, el reclutamiento interno ofrece menores gastos, mayor estabilidad y transiciones más seguras. Por su parte, las estrategias de contratación externa ofrecen un grupo de selección más amplio y trabajadores más innovadores y experimentados que aporten aire fresco al negocio.

Para determinar el tipo de reclutamiento que necesita la empresa, primero se necesita conocerla en profundidad. Cada organización cuenta con sus circunstancias, necesidades y problemas propios. Se recomienda buscar el equilibrio entre ambos tipos de reclutamiento para satisfacer las demandas de la organización.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain