Volver a springspain.com Sobre nosotros

Tendencias sobre Gran Consumo en España

Tiempo de lectura: 4 minutos

A nivel global, el sector del Gran Consumo está librando una batalla entre dos situaciones muy claras. Por un lado, se percibe de manera optimista el hecho de que el mercado se desarrolle en medio de un ambiente de versatilidad y transformación. Ello es debido a que se dan las condiciones oportunas para lanzar nuevos productos y servicios.Sin embargo, esta línea de actuación tan eufórica confronta con el marco de oportunidad de negocio es ahora más ajustado que nunca. Esta circunstancia, por otro lado, está haciendo que resulte más difícil amortizar esfuerzos, inversiones y costes de producción. A continuación te vamos a explicar las Tendencias sobre Gran Consumo en España.

Tendencias sobre Gran Consumo en España, la importancia de la digitalización en este sector

En España, la conducta del sector presenta el mismo comportamiento y las mismas peculiaridades que a nivel mundial. El hecho más significativo es que este ramo ofrece un crecimiento cuya actuación se mueve paralelamente al demográfico.

Hay que destacar que, con demasiada frecuencia, los actores del sector olvidan cómo las épocas de crisis influyen en el comportamiento del consumidor. De hecho, el público consume menos.

No obstante, esto que parece una evidencia, no lo es tanto. Por ello, el Gran Consumo depende mucho de la innovación. Es preciso encontrar alternativas y tendencias y estas solo llegan innovando.

Esas tendencias sobre Gran Consumo llegan de la mano de aquellas empresas cuyos profesionales trabajan por descubrir el mejor producto o servicio. Para los especialistas, una organización puede experimentar un crecimiento en volumen. No obstante, solo innovando se crece en valor. Estas dos cuestiones, producción cualitativa y producción cuantitativa, deben ir de la mano.

Tendencias en tecnología

La era digital ha impactado de lleno en el Gran Consumo. Este sector está acomodándose a pasos agigantados a las exigencias de la industria 4.0. La tecnología ha protagonizado un proceso disruptivo del que se derivan tendencias impensables hace tan solo unos años.

Dos ejemplos muy significativos lo protagonizan la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR). El gigante de los buscadores confirma que más del 60% de los usuarios se decantan por comercios que ofrezcan AR. Además, casi el 35% está a favor de utilizar aplicaciones de AR mientras realiza sus compras.

Como no podía ser de otra manera, las empresas del sector se han visto en la necesidad de adaptar sus puntos de venta a las exigencias tecnológicas. Buscan, a través de estas apps, estar a la altura del progreso de la experiencia de usuario (UX) en el supermercado. Opciones como la de usar el scanner para obtener información sobre los productos o acceder a ofertas y promociones ya son completamente viables y suman valor añadido.

No obstante, existe una tendencia tecnológica que va a empoderar las vías de distribución del sector del Gran Consumo. Se consigue integrando procesos analíticos, Big Data y sistemas de Inteligencia Artificial (IA) en el canal de compra.

Los comercios sabrán cómo transitan los clientes por sus espacios, cuánto permanecen en una sección o cuál ha sido su elección de compra. Predecir el comportamiento permite optimizar la colocación de la mercancía, en función de las preferencias y actuaciones del usuario.

Tendencias en sostenibilidad

El consumidor es cada vez más un individuo más concienciado y militante. La FAO, organismo dependiente de la ONU, ha publicado su primer informe sobre la huella provocada en el medio ambiente a consecuencia del derroche de productos alimentarios. Las cifras resultan demoledoras:

  • 1.300 millones de toneladas de comida.
  • 3.300 millones de toneladas de gases contaminantes.
  • 250 kilómetros cúbicos de agua.
  • 1.400 millones de hectáreas.

Estas son las inmensas cantidades que se utilizan en un solo año para producir alimentos cuyo destino es el cubo de la basura. Afortunadamente, consumidores, distribuidoras y fabricantes parecen estar en sintonía para acabar con el desperdicio.

En el empeño por alcanzar un sistema productivo sostenible, se intentan seguir los objetivos de la UE. Los países de la Unión Europea se han comprometido a rebajar a la mitad por habitante el despilfarro para 2030.

El otro gran cambio que se ha experimentado en materia de eficiencia ecológica tiene que ver con el empaquetado. En este sentido, el sector del Gran Consumo también ha oído la voz de unos clientes cada vez más sensibilizados con el entorno medioambiental.

Se ha llevado una gran transformación en el packaging. Se buscan materiales biodegradables, reciclables y respetuosos con el medio ambiente. Las empresas del sector han aceptado las exigencias de los compradores.

Sin duda, los embalajes son ahora más sostenibles, inteligentes, eficientes y productivos. Todo ello permite encajar en los principios de una de las principales tendencias que incursionan en las organizaciones: la consecución de una economía circular.

Tendencias de consumo

Como hemos venido señalando, la opinión y la actitud de los consumidores ha empujado al sector a adoptar ciertos comportamientos. Esto mismo ocurre en el apartado que afecta al etiquetado e información que se facilita sobre los artículos.

En este aspecto, las nuevas tecnologías aportan modernos sistemas que siguen la trazabilidad del producto. Gracias a estas herramientas, las empresas pueden enriquecer la UX con información de valor: procedencia, cadena de conservación, proceso de envasado y embalaje… etc.

Las empresas deben comprender que el usuario tiene una enorme fuente de información a través de Internet. Una forma de aportar valor añadido es ofreciendo al cliente todos los datos necesarios para identificar todos los pasos del proceso de producción de primerísima mano. Esa información debe resultar mucho más segura y útil que la que un usuario puede encontrar a través de un buscador.

La otra gran tendencia que llega por parte de los hábitos de los consumidores se refiere al auge de los productos Bio y Eco. Atravesamos por una etapa en la que se ha incrementado la preocupación por lo saludable, ecológico y natural. Esta situación estimula el consumo de estos tipos de productos.

Aún así, aunque la tendencia seguirá creciendo, la presencia de artículos ecológicos en nuestro país continúa siendo baja. Solo hay que ver los datos de los hogares europeos, donde una media del 80% consume productos ecológicos. En España la cifra se queda en poco más del 40%.

El sector del Gran Consumo, en definitiva, está intentando acompasar su evolución a la velocidad que exige el consumidor. En este sentido, las empresas han aceptado el reto tecnológico, implementan soluciones que mejoran la UX, se hacen eco de las exigencias ecológicas y sostenibles del cliente e innova para ofrecer productos y servicios de mayor calidad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain