Volver a springspain.com Sobre nosotros

Cómo identificar si eres un mártir del trabajo

Identificar si eres un mártir en el trabajo te ayudará a poner remedio a esta dolencia y mejorar tu desarrollo profesional.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Si sientes que el trabajo te consume, pero te niegas a aflojar el control de tus deberes, tómate un momento para preguntarte por qué. Si tu respuesta tiene menos que ver con la necesidad de conseguir logros y más con el miedo a ser visto como dispensable, existe la posibilidad de que seas un mártir del trabajo.

Un pariente cercano del adicto al trabajo de oficina, los mártires del trabajo son empleados que trabajan horas interminables porque creen que son los únicos en la empresa capaces de hacer sus funciones (y esperan que su jefe se dé cuenta). Además, los mártires del trabajo creen que son demasiado valiosos para la empresa como para tomarse un descanso.

La dura verdad es que ser un mártir del trabajo no es bueno para la salud, las relaciones o incluso el sueldo.

Si se puede usar más de uno de los siguientes cinco rasgos para describirte, tus probabilidades de ser un mártir laboral son altas. Es hora de dejar de perseguirse a sí mismo, o tal vez de encontrar un trabajo en el que no tengas que sufrir para sentirte valorado.

Cómo saber si eres un mártir del trabajo

Te presionas para estar constantemente disponible

Los mártires del trabajo a menudo confunden la ambición con la cantidad de horas dentro y fuera del trabajo y la disponibilidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana, como métricas de logro.

Si sientes la necesidad constante de mostrar a tu jefe y compañeros de trabajo que estás echando más horas, ya sea para usar Slack mientras estás de vacaciones, responder a un correo electrónico a la una de la mañana o venir a la oficina en tu día libre, eres un ejemplo de manual de esta dolencia. Y debes saber que, en lugar de impulsar tu carrera, te estás lastimando al establecer expectativas de disponibilidad tan altas que te verás atrapado en una repetición interminable del patrón.

La solución pasa por cambiar las prioridades y centrarse en los puntos más importantes de la agenda, aquellos que son importantes para todos en la empresa. Asegúrate de tener claras las prioridades de tu jefe y alinea el trabajo con esa lista. Todos reconocerán y valorarán el tiempo que dediques a trabajar en los artículos de primera línea porque, en última instancia, lo que cuenta es la calidad del trabajo, no la cantidad de horas trabajadas.

En cuanto al resto de tus tareas, pregúntale a tu jefe qué podrías dejar fuera de la lista de tareas pendientes hasta que tengas más tiempo.

Finalmente, establece algunas horas libres para ti con las que puedas vivir; por ejemplo, tal vez revisar el correo electrónico una vez después de la cena si es necesario, y luego evita mirarlo nuevamente hasta la mañana.

A menudo estás estresado

Los mártires del trabajo comúnmente se sienten estresados ​​en la oficina en comparación con sus colegas. Dado que los mártires del trabajo suelen sacrificar sus propias necesidades físicas, emocionales y psicológicas por el trabajo, pueden producirse altos niveles de estrés laboral, lo que contribuye a una mala salud, la mala toma de decisiones y el agotamiento laboral.

Este estrés puede manifestarse como dolores de cabeza o insomnio, o incluso como inflexiones más frecuentes si las hormonas del estrés son lo suficientemente altas como para suprimir la inmunidad. La verdad es que los mártires del trabajo a menudo no gozan de buena salud y su apariencia física lo refleja.

La solución es tener en mente que el ejercicio es un gran destructor del estrés, así que conviértelo en un evento regular y sagrado. Por ejemplo, tal vez almuerces en tu escritorio y des una caminata rápida con un compañero de trabajo que te ayude a mantener tu responsabilidad, o acudas rutinariamente a una clase de spinning o yoga en el camino de vuelta a casa.

Otras formas de reducir el estrés laboral incluyen adquirir pasatiempos, como la meditación, la jardinería o el tenis, para proporcionar un interés positivo hacia el que poder dirigir tu personalidad obsesiva.

No confías totalmente en tus compañeros de trabajo para hacer sus tareas

¿Es una de las razones por las que tu trabajo consume tanto tiempo y es tan estresante? ¿Básicamente estás haciendo el trabajo de otra persona, o dos, o tres? Debes evaluar por qué tu plato está tan lleno y si se trata de un problema autoimpuesto.

¿Nuevos retos profesionales? Impulsa tu carrera con Spring

Una mártir del trabajo cree que es la única persona en la empresa que puede hacer su trabajo y, a menudo, piensa que puede hacer otros trabajos mejor que sus colegas.

Independientemente de si el sentimiento de importancia personal es legítimo, es probable que sea contraproducente. Estás habilitando a tu colega más holgazán. Estás increíblemente ocupado. Y probablemente estés irritando a tus colegas, incluso a aquellos cuyo trabajo estás haciendo.

Los mártires del trabajo a menudo necesitan ganarse la estima al estar en la posición de víctimas. Su intención es hacerse notar y molestarán a los demás con sus historias de drama en el lugar de trabajo.

La solución consiste en que, en lugar de ondear la bandera de mártir, hagas lo siguiente: sonríe, respira hondo y pregúntale a un compañero de trabajo, sin disculpas, «Oye, ¿puedes ayudarme con X?»

Si sientes que necesitas ayuda para sentirte cómodo pidiendo ayuda, prueba la terapia de conversación; podría ayudarte no solo con los problemas laborales, sino también con la comprensión de otras partes de tu vida en las que podrías estar tomando el relevo por los demás. Si la culpa te puede, la terapia también podría enseñarte cómo hacer cumplir los límites y dejar de lado los problemas y tareas que ni siquiera eran tuyos para empezar.

Crees que pedir ayuda te hace parecer inepto

¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu jefe que estabas a tope y que necesitabas ayuda para establecer prioridades? Si no lo recuerdas, no es una buena señal. Los mártires del trabajo tienden a recibir menos ayuda de sus colegas o de su jefe, incluso cuando la necesitan.

Probablemente estés equiparando falsamente pedir ayuda con holgazanear y/o incompetencia. O tal vez creas que tienes algo que demostrar entregándolo todo, sin problemas, con una sonrisa en la cara. No es así.

En cualquier caso, probablemente te ahogarás si no envías un S.O.S. — podrías llevar al jefe a pensar: «Si Juan puede manejar esta carga de trabajo tan fácilmente, ¿por qué no darle más?» Además, aquí hay una comprobación de la realidad: los jefes respetan a las personas que ponen la calidad en primer lugar y reconocen cuando están siendo empujados al límite de entregar un trabajo de calidad.

La solución pasa por preguntarle al jefe si puede contratar a un compañero de trabajo para que te ayude con las tareas de rutina de forma que puedas concentrarte en las tareas importantes. Esto permite que los compañeros de trabajo se sientan involucrados y colaboren contigo a la hora de lograr las metas. Además, le permite a tu jefe saber que es posible que te sobrecarguen.

Ten el hábito de revisar con tu jefe las tareas que tienes. Como parte de la agenda, anota qué cosas vas a priorizar y di: «Si tengo que dejar pasar algo para lograr X, ¿estás de acuerdo en que debería ser Y?».

Tus esfuerzos extra no parecen dar frutos

Los esfuerzos extra de los mártires del trabajo a menudo no se traducen en que ganen tanto dinero como los compañeros que se toman sus vacaciones, trabajan en horas laborales normales y crean buenos límites con su vida personal.

Por lo tanto, analiza detenidamente los resultados de tus esfuerzos. Si no hay un retorno justo de la inversión por la sangre, el sudor y las lágrimas adicionales que estás poniendo, tienes un problema. Y es posible que otros tampoco te vean de la mejor manera. Cuando parece que dedicas más tiempo que los demás, y no necesariamente has logrado mucho más, es posible que se te considere como deficiente.

Soluciona este aspecto durante una de las reuniones periódicas con el jefe. Acude preparado con una lista de tus logros y pregúntale si tiene un momento para discutir tu desempeño. Si está encantado, pregúntale sobre la posibilidad de un aumento o un ascenso. Si no lo pides, nunca lo tendrás.

Si no está tan emocionado, pregúntale si puedes ayudarle a redactar metas laborales que te ayuden a crecer laboralmente y recuerda que es muy probable que se produzca un aumento en la compensación si demuestras que sabes cómo administrar tu tiempo en la oficina, mientras que también disfrutas de tus días de vacaciones.

Viendo esto, ¿crees que eres un mártir del trabajo?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain