Volver a springspain.com Sobre nosotros

Cómo demostrar que estamos listos para la gestión

Ocupar un puesto de gestión significa asumir un grado de liderazgo y responsabilidad. Esto conlleva el dominar una serie de conocimientos y habilidades que debemos adquirir como paso previo.

Tiempo de lectura: 4 minutos

En algún momento de nuestra carrera, es posible que nos interese pasar a un puesto directivo. Mientras nos preparamos para demostrar nuestra capacidad para tener éxito en una función de supervisión, debemos aprender sobre la estructura de gestión de la empresa para determinar nuestra posible progresión profesional. 

En este artículo, explicaremos los niveles básicos de administración de muchas empresas y cómo podemos demostrar que estamos listos para ser gerente.  

¿Cuáles son los tres niveles de gestión?

Conocer las clasificaciones de los gerentes en una organización nos ayudará a definir claramente nuestros objetivos profesionales. Hay tres niveles para organizaciones medianas y grandes.

Gestión de alto nivel

Los gerentes de alto nivel también se denominan ejecutivos o miembros de la alta dirección. Supervisan la organización y toman decisiones importantes que afectan a todos los empleados. Por lo general, se centran en los objetivos generales en lugar de en las actividades diarias. Cuando hay cambios importantes positivos o negativos en una empresa, la alta dirección suele asumir la responsabilidad. También es común que la administración de alto nivel se comunique con el público en general en nombre de la empresa.

Los roles principales en la gestión de alto nivel son:

  • El director ejecutivo (CEO). Es el ejecutivo de más alto rango dentro de una empresa. También llamado presidente, director gerente o ejecutivo, el rol del CEO depende del tamaño y la estructura particular de una organización. En las empresas más pequeñas, el director ejecutivo participa en muchas de las decisiones de la empresa. En una empresa más grande, sin embargo, el director ejecutivo se centra en las operaciones que afectan a toda la organización.
  • El director de operaciones (COO). Suele ser el segundo ejecutivo de mayor rango. También conocido como vicepresidente ejecutivo de operaciones o director de operaciones. Su función principal es supervisar las actividades diarias de la empresa e implementar los planes del CEO. Supervisan la creación y comercialización de nuevos productos y servicios, así como implementan políticas internas de empleados. 
  • El director financiero (CFO). Es el gerente de nivel superior que maneja las finanzas de la empresa. Desde los presupuestos y estrategias hasta las decisiones de compra, todo lo relacionado con las finanzas de la empresa es responsabilidad del CFO. 

Hay otros puestos de gestión de alto nivel, como director de marketing o director de tecnología. Por lo general, supervisan una división de toda la organización. El CEO, COO y CFO suelen ser los ejecutivos de más alto rango de la empresa.

Gestión de nivel medio

El papel de un gerente medio es comprender los objetivos de la alta gerencia y garantizar que la gerencia inferior y los empleados sigan las políticas y estrategias. Las personas que ocupan puestos de mandos intermedios necesitan muchas cualidades para realizar su trabajo de forma eficaz.

Un buen gerente medio debe tener las habilidades técnicas para ayudar con las operaciones diarias, las habilidades de comunicación para liderar y motivar a los empleados y la capacidad de interpretar la visión a largo plazo de la empresa.

¿Nuevos retos profesionales? Impulsa tu carrera con Spring

Gestión de bajo nivel

Un gerente de bajo nivel debe comprender las decisiones, estrategias y políticas de la alta gerencia y encontrar las mejores formas de lograr que sus empleados las sigan. También escuchan a los miembros de su equipo y dan su opinión a la alta dirección. Un gerente de bajo nivel que muestra cualidades de liderazgo positivas tiene una mayor probabilidad de obtener un ascenso a gerencia media. 

Cómo demostrar que está listo para un puesto directivo

Estos consejos nos permitirán demostrar nuestra capacidad para lograr el éxito en un puesto directivo en nuestra empresa:

  • Investiguemos la empresa. Para desarrollar metas de gestión que se alineen con el negocio, intentemos aprender más sobre sus objetivos. Revisemos la declaración de misión, el historial y cualquiera de sus proyectos actuales para identificar una tendencia. Encontremos oportunidades para trabajar con otros departamentos para aprender sobre diferentes funciones y tener una visión más completa de la organización. Aprender todo lo que se pueda sobre la empresa puede ayudar a comprender cómo administrar en muchos entornos.
  • Notificar a nuestro supervisor directo. Hay que hacer partícipe a nuestro gerente actual sobre nuestras ambiciones. Si creen que estamos listos, es posible que puedan encontrar puestos gerenciales abiertos y darnos una buena recomendación. Pueden ofrecer comentarios sobre cualquier área que podamos mejorar para convertirnos en un mejor empleado. Incluso si no hay puestos disponibles que coincidan con nuestras calificaciones, nuestro gerente puede notificarnos cuando haya oportunidades potenciales para que avancemos.
  • Trabajar en red con los tomadores de decisiones. Si bien el supervisor directo puede ser nuestro mejor defensor, puede ser útil reunirse con gerentes de nivel superior que toman decisiones de promoción. Tratemos de desarrollar relaciones duraderas que nos coloquen en una buena posición para sobresalir dentro de la empresa. Si nuestra compañía tiene algún evento, como picnics de empresa o fiestas navideñas, aprovechemos esas oportunidades para establecer contactos con los responsables de la toma de decisiones para los puestos de gestión.
  • Desarrollar habilidades de liderazgo. Las habilidades de liderazgo pueden incluir comunicación efectiva, motivación, confiabilidad y pensamiento crítico. Veamos si hay habilidades blandas o duras que la empresa valore y hagamos un esfuerzo para desarrollarlas. Es posible que debamos poder desempeñarnos en un entorno de ritmo rápido, lo que requeriría habilidades de pensamiento crítico. Es posible que la empresa tenga un software específico que los gerentes usan para realizar un seguimiento del desempeño, y podríamos solicitar más información sobre el programa para prepararnos para un puesto de administración.
  • Supervisar nuestro progreso. Es posible que no podamos obtener un puesto directivo de inmediato. A veces, no hay roles disponibles y, en otras ocasiones, es posible que debamos aprender una habilidad específica para ser más eficaz. Si tenemos un período de espera, podemos aprovechar la oportunidad para mejorar como compañeros de trabajo y líderes. Practiquemos las habilidades de gestión solicitando liderar proyectos o presentaciones grupales. Busquemos cursos de la empresa. Pidamos a nuestro gerente y a los miembros del equipo comentarios constructivos y midamos nuestro progreso.

Ocupar un puesto de gestión significa asumir un grado de liderazgo y responsabilidad. Esto conlleva el dominar una serie de conocimientos y habilidades que debemos adquirir como paso previo. Debemos asegurarnos de estar preparados para cuando llegue nuestro momento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain