Volver a springspain.com Sobre nosotros

Desarrollar habilidades para ser un líder ágil y moderno

El mundo de hoy exige un líder ágil y moderno. La buena noticia es que el conjunto de herramientas esenciales necesario está disponible para todos.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Durante las últimas cuatro décadas, el liderazgo ha cambiado, ahora se necesita del líder ágil y moderno. El estilo de liderazgo más de comando y control está dando paso a un enfoque más colaborativo y empático, amplificado por el impacto de la pandemia y el cambio al trabajo remoto. El liderazgo se está volviendo más transformacional (liderar a través de la influencia, la inspiración y el trabajo en equipo) en lugar de transaccional (centrado en la supervisión, la organización y el desempeño).  

Los líderes deben generar confianza con todas las partes interesadas, incluidos empleados, proveedores y clientes. Los inversores están presionando a las empresas para que se conviertan en mejores ciudadanos corporativos a medida que la pandemia pone de relieve males sociales como el cambio climático, la diversidad y una crisis de salud mental. En respuesta, el liderazgo se está enfocando más en las emociones.  

El liderazgo de hoy

Hoy en día, tener éxito como ejecutivo requiere desarrollar un estilo propio de liderazgo personal y volverse «ágil»: promover y liderar a otros a través del cambio. La teoría de los rasgos del liderazgo sugiere que ciertas características de la personalidad (alto coeficiente intelectual, extrovertido) son innatas y hacen que alguien sea un buen líder. Sin embargo, una investigación más reciente ha encontrado que se puede desarrollar un comportamiento de liderazgo: el efecto persona.  

Hay, por supuesto, una dolorosa verdad en la adquisición de una nueva habilidad. Malcolm Gladwell, en su éxito de ventas de 2008 Outliers, popularizó la “regla de práctica de las 10.000 horas” basada en la investigación de Anders Ericsson. Pero el hecho de hacer algo repetidamente no garantiza el desarrollo de habilidades. Ericsson, una figura influyente en la psicología del rendimiento, llamó a esto “práctica ingenua”, que se refiere a los límites del injerto continuo. En cambio, las personas necesitan hacer una «práctica deliberada», cuando te enfocas en adquirir la habilidad en lugar de solo hacer el trabajo preliminar, para ver mejoras.  

El desarrollo del talento también requiere atención, lo cual es un gran problema en la cultura actual de «siempre activo». Los ejecutivos necesitan practicar el «flujo», el estado en el que las personas están tan involucradas en una actividad que nada más parece importar. El concepto fue desarrollado por el psicólogo húngaro-estadounidense Mihaly Csikszentmihalyi, quien señaló que los gerentes también deben ayudar a que la práctica de su fuerza laboral fluya.  

¿Nuevos retos profesionales? Impulsa tu carrera con Spring

La clave para esto es desterrar lo que el psicólogo organizacional Adam Grant llama «languidecer», una sensación de estancamiento y vacío con la que muchas personas están luchando debido a la agitación emocional de la pandemia de coronavirus. Un antídoto es el propósito, algo que muchas empresas están tratando de cultivar en su organización.  

La práctica debe tener un “propósito”; debe tener un objetivo específico, se debe empujar al alumno fuera de su zona de confort y se debe monitorear su progreso para garantizar el compromiso. Algunos de los mejores directores ejecutivos han utilizado entrenadores para recibir comentarios e inspiración.  

La retroalimentación puede ser cruda y dolorosa, pero conduce a una mejora continua con el tiempo. Y con la naturaleza del liderazgo en sí misma cambiando, en una era de cambios rápidos y frecuentes, los ejecutivos necesitarán retroalimentación, junto con el propósito, el flujo y la intención para mantener el ritmo.

Habilidades que necesitas para ser un buen líder ágil y moderno

Estos son los requisitos esenciales para un buen liderazgo en la actualidad:

  1. Honestidad: la franqueza es el antídoto contra la ansiedad. 
  2. Constancia, disponibilidad emocional y fiabilidad. 
  3. Inteligencia emocional, empatía y compasión. 
  4. Gestión de equipos híbridos, con algunas personas trabajando en remoto y otras en la oficina. 
  5. Saber lo que podemos controlar y lo que no. 
  6. La escucha activa y el diálogo a través de la indagación en lugar de decirles a las personas lo que deben pensar y cómo deben sentirse. 
  7. Crear seguridad psicológica para generar confianza. 
  8. Explorar y comprender el significado y el propósito del trabajo y la vida. 
  9. Involucrar a los empleados en las decisiones de la organización siempre que sea posible. 

Y tú, ¿qué habilidades consideras que debes mejorar para convertirte en un líder ágil y moderno?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain