Volver a springspain.com Sobre nosotros

Guía para la gestión de personas

La gestión de personas es el proceso de formación, motivación y orientación de los empleados para optimizar la productividad y promover el crecimiento profesional en el lugar de trabajo.

Tiempo de lectura: 5 minutos

La gestión eficaz de las personas es una cualidad necesaria para los líderes actuales y aspirantes que tienen como objetivo mejorar la comunicación en el lugar de trabajo y preparar a los empleados para el éxito. Examinar las habilidades que componen la gestión de personas puede ayudar a descubrir las fortalezas e identificar áreas de mejora.

En este artículo, exploramos qué es la gestión de personas y cómo desarrollar las habilidades que son vitales para una gestión de personas de calidad en el lugar de trabajo.

¿Qué es la gestión de personas?

La gestión de personas es el proceso de formación, motivación y orientación de los empleados para optimizar la productividad y promover el crecimiento profesional en el lugar de trabajo. Los líderes del lugar de trabajo, como los jefes de equipo, gerentes y jefes de departamento utilizan la gestión de personas para supervisar el flujo de trabajo y mejorar el desempeño de los empleados todos los días.

La gestión de personas es útil en muchas situaciones laborales, como para:

Manejo de conflictos interpersonales

Los gerentes y empleados en posiciones de liderazgo tienen un papel importante en la resolución de conflictos. La gestión eficaz de las personas puede ayudarlo a mediar en conflictos entre empleados de una manera que promueva la colaboración y el respeto.

Formación de empleados líder

Como líder en el lugar de trabajo, puede ser responsable de incorporar a nuevos empleados y capacitar a los empleados actuales sobre los procesos actualizados. Puede utilizar los elementos de la gestión de personas para proporcionar comentarios constructivos y orientar a los empleados para que puedan tener éxito en sus puestos.

Gestión de plazos

Dirigir a los empleados incluye asignar tareas y establecer metas alcanzables. La gestión eficaz de las personas puede ayudarlo a evaluar los recursos de su equipo y establecer plazos realistas que fomenten el progreso.

Construyendo la cultura de la empresa

Su posición de liderazgo puede permitirle influir positivamente en su entorno laboral. Puede utilizar sus responsabilidades de gestión de personas para establecer una buena relación con los empleados. También puede pedirle a su equipo comentarios sobre su perspectiva de la empresa y luego convertir esos comentarios en cambios procesables en la cultura de la empresa que todos los empleados pueden ayudar a desarrollar.

Habilidades esenciales de gestión de personas

La gestión de personas requiere varias habilidades sociales, incluidas aquellas que pueden conducir a una comunicación abierta y honesta, así como a una mejor experiencia de los empleados. Cada una de estas habilidades puede ayudarlo a interactuar mejor con sus empleados y realizar tareas organizativas.

Aquí hay ocho habilidades esenciales de gestión de personas para incorporar en el lugar de trabajo:

1. Empoderar a los empleados

Empoderar a los empleados les ayuda a desarrollar nuevas habilidades y a ser más productivos. Es importante capacitar bien a los nuevos empleados y brindarles el conocimiento y los recursos que necesitan para realizar las tareas asignadas y continuar aprendiendo por su cuenta.

Otros aspectos importantes del empoderamiento de los empleados incluyen:

  • Ofrecer comentarios constructivos para fomentar el desarrollo de habilidades.
  • Estar disponible para preguntas o capacitación adicional.
  • Permitirles ajustar el flujo de trabajo o los procesos estándar si mejora su productividad.
  • Animarlos a tomar cursos adicionales de desarrollo de habilidades y oportunidades de aprendizaje.
  • Apoyarlos o gestionar proyectos desafiantes.
Apunta alto. Da el salto con Spring.

2. Escucha activa

La escucha activa es la práctica de escuchar al hablante para comprender completamente su perspectiva, pregunta o preocupación antes de responder. Los oyentes activos eliminan las distracciones, mantienen el contacto visual y ofrecen señales verbales o no verbales para indicar su compromiso y comprensión. 

Cuando un empleado se acerque con una pregunta o un problema, usar señales no verbales como asentir con la cabeza para demostrar el compromiso mientras habla. Responder pensativamente repitiendo un resumen de comprensión del mensaje. Si se ha entendido, se puede hacer preguntas de seguimiento para obtener más información sobre lo que necesitan. 

También se puede expresar empatía con la propia experiencia para asegurarles aún más que los comprende y los respeta. Estas técnicas de escucha activa conducen a una gestión de personas de calidad que promueve interacciones positivas en el lugar de trabajo.

3. Resolución de conflictos

Las buenas habilidades para la resolución de conflictos pueden ayudar a abordar los desafíos interpersonales. Puede analizar la situación e identificar cuáles podrían ser las causas del conflicto. Si hay una falta de comunicación u opiniones diferentes, puede mediar entre las partes opuestas y ayudarlas a llegar a un compromiso o llegar a un entendimiento colectivo. Después de la mediación, supervisar la situación para asegurarse de que el conflicto se resuelva por completo y para evitar que vuelva a ocurrir.

4. Flexibilidad

Saber cuándo ser flexible y cuándo dirigir con más firmeza a los empleados es un aspecto importante de la gestión eficaz de las personas. Puede demostrar flexibilidad en el estilo de gestión al adaptarse a las necesidades individuales de los empleados, como horarios ajustables u opciones de trabajo remoto, y permitir que los empleados ajusten su flujo de trabajo individual para que sean lo más productivos posible. Debe evaluar los resultados del proceso del empleado para garantizar su eficiencia y ayudarlo a revisar el proceso si se puede optimizar.

5. Paciencia

La paciencia es una habilidad importante en la gestión de personas que utiliza la bondad, el respeto y la empatía mientras se ayuda a otros a superar los obstáculos. Puede usar la paciencia al capacitar a nuevos empleados, enseñar nuevos procesos, manejar conflictos o resolver problemas. 

Cuando los empleados pueden confiar en que sus gerentes serán pacientes, es más probable que pidan aclaraciones para asegurarse de que comprenden las instrucciones y para aumentar la calidad de su trabajo.

6. Comunicación clara

La comunicación es una habilidad necesaria para la gestión de personas que permite a los miembros del equipo trabajar juntos para resolver problemas, generar nuevas ideas y adaptarse a nuevos cambios. La capacidad para comunicarse claramente con los compañeros de trabajo puede ayudar a ser un mejor miembro del equipo.

Practiquemos una comunicación eficaz utilizando un lenguaje claro y sencillo para que todos los destinatarios comprendan el mensaje. Consideremos revisar la forma en que se transmite el mensaje para evitar barreras comunes, como demasiada información a la vez o términos inaccesibles. 

7. Confianza

Confiar significa creer que puede confiar en las habilidades, la ayuda o los consejos de alguien cuando más lo necesita. Generar confianza ayuda al equipo a trabajar en conjunto de manera más eficiente y productiva. Los equipos deben poder confiar en que su líder los apoya y cree en su arduo trabajo. Los líderes deben poder confiar en que su equipo puede completar las tareas correctamente y a tiempo.

Puede generar confianza realizando sus tareas de manera confiable y demostrando habilidades técnicas cuando los empleados soliciten ayuda. También puede promover la confianza cuando proporciona comentarios constructivos que ayuden a los miembros del equipo a mejorar sus habilidades y la calidad del trabajo.

8. Organización

La gestión de un equipo implica el manejo de varias tareas en curso diferentes simultáneamente. La organización es una habilidad importante en la gestión de personas que ayuda a realizar un seguimiento y mantener la productividad de su equipo. Los signos de una organización eficaz incluyen:

  • Responder rápidamente a correos electrónicos, solicitudes de aprobación y preguntas.
  • Mantener un calendario para realizar un seguimiento activo de los plazos.
  • Realización de reuniones que discutan la información de manera eficiente.
  • Asignación adecuada de tareas a los miembros del equipo.

Si podemos demostrar nuestras habilidades de gestión de personas, podemos convertirnos en un candidato más fuerte para futuros puestos de liderazgo. Identificar nuestras fortalezas y áreas de mejora puede ayudarnos a decidir qué habilidades distintas desarrollar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain