Volver a springspain.com Sobre nosotros

Soft Kills para tener éxito profesional

¿Sabías que alcanzar el éxito profesional depende de tu capacidad, formación y soft skills?

Tiempo de lectura: 6 minutos

Las soft skills son las habilidades más intangibles y no técnicas con las que contamos, adquiridas en nuestro día a día y responsables de predecir nuestro comportamiento en entornos profesionales. En ocasiones, también se denominan habilidades transferibles o profesionales. Como este término implica, se trata de habilidades menos especializadas y arraigadas en vocaciones específicas y más alineadas con la disposición general y la personalidad de los candidatos. Estas competencias, se relacionan con las actitudes y las intuiciones y serán determinantes a la hora de elegir al mejor candidato para un puesto, aquel que además de encajar con las exigencias del rol, represente en mayor grado el ADN y valores de una marca.

Pero, ¿Por qué son importantes las soft skills en el éxito profesional?

Las soft skills, son la pieza clave que diferencia a los candidatos adecuados de los candidatos ideales. En la mayoría de los mercados laborales competitivos, los criterios de reclutamiento no se limitan a la capacidad técnica y al conocimiento especializado, sino que van más allá. Cada rol requiere cierta interacción con otros, ya sean colegas o clientes, por lo que dichas habilidades serán importantes para la mayoría de las organizaciones, independientemente del sector de actividad en el que operen.  

Incluso cuando hablamos de reclutar talento junior, la evaluación de estas habilidades será un aspecto crítico a la hora de tomar la mejor decisión. Cada vez es más patente la necesidad de buscar “futuros líderes”, aquellos que, aunque a día de hoy, no cuenten con toda la experiencia y calificaciones, tienen las cualidades que le permitirán aprender y crecer en dicho papel. Aquellos perfiles que comúnmente llamamos “perfiles con un alto potencial”. En definitiva, aquellos que sabemos que con un desarrollo y estimulación adecuados, traducirán ese potencial en performance, con los consiguientes beneficios que esto conlleva para cualquier organización.

Pero, las soft skills no son solo importantes a la hora de comunicarse con los clientes. Resultan igualmente fundamentales al interactuar con los colegas de trabajo, permitiéndonos funcionar y prosperar en equipos y compañías en general. Un ambiente de trabajo productivo y saludable depende en gran medida de este factor. Después de todo, el lugar de trabajo es un espacio interpersonal donde las relaciones deben construirse y fomentarse, donde deben intercambiarse perspectivas y puntos de vista, es un espacio donde se toman importantes decisiones empresariales y, en ocasiones, donde los conflictos deben resolverse para llegar a un consenso.

Habilidades blandas para alcanzar el éxito profesional

Algunas de las soft skills más valoradas por reclutadores y compañías a la hora de predecir las probabilidades que permitirán al candidato alcanzar el éxito profesional son:

Comunicación

La comunicación es sin duda alguna, una de las habilidades más importantes. Un buen comunicador es aquel capaz de ajustar su tono y estilo de acuerdo con su audiencia, aquel que comprende y actúa eficientemente según las instrucciones y explica problemas complejos a colegas y clientes por igual.

En este sentido, una habilidad de comunicación clave, a menudo olvidada, es escuchar. Ya sea al lidiar con la queja de un cliente o trabajando con nuestros colegas, saber escuchar te ayudará a aprender y responder correctamente a las circunstancias que se presenten.

La misma importancia tienen las habilidades verbales y no verbales. Imprescindibles para fomentar relaciones colaborativas y respetuosas y, en última instancia, productivas. Esto también se aplica a la comunicación escrita. En un mundo cada vez más digital, muchas de las comunicaciones comerciales actuales son a través de emails, por lo que es importante conocer la buena etiqueta del email y dar instrucciones de manera clara y concisa.

Automotivación

Tener una actitud positiva y la iniciativa de trabajar bien sin supervisión las 24 horas es una habilidad vital para cualquier empleado. No solo demuestra confiabilidad y compromiso, sino que también nos permitirá encajar de forma eficiente en una estructura organizacional sin la necesidad de una supervisión constante.

Rasgos asociados que nos permiten evaluar la automotivación, son la positividad, la ambición, el compromiso y la iniciativa.

Liderazgo

El liderazgo es una competencia que puedes mostrar incluso aunque no necesariamente estés dirigiendo a otros. Aquellos con fuertes habilidades de liderazgo tendrán la capacidad de inspirar a otros y liderar equipos para lograr el éxito profesional.

Toda persona con gran capacidad de liderazgo tendrá una gama de habilidades útiles en el lugar de trabajo, incluyendo:

  • Perspectiva y actitud positiva
  • Capacidad para tomar decisiones rápidas y efectivas
  • Habilidades ejemplares de resolución de problemas o manejo de conflictos
  • Destreza para comunicarse de manera efectiva
  • Aptitud para automotivarse y motivar a otros

Por ello, aunque el rol al que estemos postulando no implique gestionar equipos, una alta puntuación en liderazgo puede convertirse en un factor determinante a la hora de llevar un proyecto al éxito.

Responsabilidad

La responsabilidad es, en líneas generales, una competencia poco comentada pero muy valorada. Los colegas que no se hagan responsables de su trabajo serán menos productivos y exitosos en general.

Demostrarás un alto nivel de responsabilidad dominando aptitudes como integridad, disciplina, motivación y escrupulosidad. Asumir la responsabilidad significa tomar posesión no solo de tus objetivos, sino también de los objetivos más amplios de la empresa. Esto significará tomar la iniciativa para hacer mejoras, aceptar la responsabilidad por cualquier error y preocuparse por lograr el éxito profesional.

Trabajo en equipo

Al igual que el liderazgo, el buen trabajo en equipo implica una combinación de otras soft skills. Trabajar en un equipo hacia un objetivo común requiere intuición y perspicacia interpersonal para saber cuándo ser un líder y cuándo ser un oyente. Los buenos “team players” son perceptivos, así como receptivos a las necesidades y responsabilidades de los demás.

Resolución de problemas

La resolución de problemas no solo requiere habilidades analíticas, creativas y críticas, sino también una mentalidad particular. Aquellos que pueden abordar un problema con la cabeza fría y nivelada a menudo llegan a una solución más eficiente que aquellos que no pueden.

Se trata de una habilidad blanda que a menudo también depende de la capacidad de trabajo en equipo. Los problemas no siempre deben resolverse solos. La capacidad de saber quién puede ayudarte a llegar a una solución, y cómo pueden hacerlo, resulta de gran ventaja.

Toma de decisiones

Esta habilidad se caracteriza por la capacidad de tomar decisiones rápidas y efectivas que bajo ninguna premisa, se debe confundir con imprudencia o impulsividad. La toma de decisiones se caracteriza por combinar:

  • La capacidad de poner las cosas en perspectiva.
  • Sopesar las opciones.
  • Evaluar toda la información relevante.
  • Anticipar cualquier consecuencia, buena o mala.
  • Un empleado decisivo tomará medidas efectivas y consideradas con rapidez, especialmente bajo presión.

Las personas con una puntuación elevada en esta competencia, asumen la responsabilidad de las consecuencias de su decisión y pueden adaptarse si se cometen errores. Esto asegura que las oportunidades de negocio no se relegan tras largos debates.

Capacidad para trabajar bajo presión y gestión del tiempo

Muchos trabajos conllevan plazos exigentes y, a veces, riesgos altos. Los candidatos mejor valorados en esta competencia serán aquellos que muestran una actitud decisiva, una capacidad inquebrantable para pensar con claridad y para compartimentar y dejar de lado el estrés.

La gestión del tiempo está estrechamente relacionada con la capacidad de trabajar bajo presión, así como dentro de plazos ajustados. Las personas que manejan bien su tiempo pueden priorizar las tareas de manera eficiente y organizar sus agendas mientras adoptan una actitud que les permita asumir nuevas tareas y plazos.

Flexibilidad

La flexibilidad demuestra la capacidad y la voluntad de aceptar nuevas tareas y nuevos desafíos con calma y sin complicaciones. Las personas más flexibles son aquellas dispuestas a ayudar cuando sea necesario, asumen responsabilidades adicionales y pueden adaptarse rápidamente cuando cambian los planes. Las compañías, buscan candidatos que puedan mostrar una actitud dispuesta, optimista y que no se preocupen al experimentar cambios.

Negociación y resolución de conflictos

Un negociador experto sabe cómo ser persuasivo y ejercer influencia, al tiempo que busca con sensibilidad una solución que beneficie a todas las partes. Del mismo modo, la resolución de conflictos depende de fuertes habilidades interpersonales y la capacidad de establecer una relación con colegas y clientes por igual. Es sin duda, una de las competencias más relevantes a la hora de conseguir nuestras metas.

Estas son 10 de las soft skills más importantes para ayudarnos a alcanzar el éxito profesional.  Practicarlas depende solo de ti.

Alba Mendez Prieto
Manager in Sales, Retail, Digital & Marketing Division at Spring Professional

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain