Volver a springspain.com Sobre nosotros

Banca tradicional vs criptomonedas, mercados financieros cambiantes

Tiempo de lectura: 4 minutos

Banca tradicional vs criptomonedas, ¿cómo han cambiado los mercados financieros?

Creadas en 2009, las criptomonedas aparecieron en escena como alternativa a la banca tradicional y los mercados financieros. Sin embargo, muchas de las instituciones bancarias y financieras de la actualidad apuestan por la tecnología del blockhain y las criptomonedas para mejorar su sistema. Además, muchas de las criptomonedas de reciente creación intentan ingresar también en el mercado financiero tradicional.

En realidad, no es de extrañar que las entidades bancarias den la mano a las criptomonedas. El futuro de la banca tradicional sería nulo si ésta no evoluciona y se adapta al avance de las Nuevas Tecnologías.

Nuestro sistema financiero continúa anclado en un modelo que se desarrolló en la segunda mitad del siglo pasado. Ha ido aguantando los envites del paso del tiempo con diversos parches tecnológicos, que en realidad no han conseguido una adaptación eficaz a la era digital.

La revolución de las criptomonedas

La llegada de las criptomonedas ha supuesto un proceso disruptivo en el panorama financiero, aportando un mayor número de beneficios para el usuario. En este sentido, los clientes no precisan de intermediarios para realizar sus transacciones económicas. Además, estos procesos son inmediatos, pueden llevarse a cabo desde cualquier dispositivo móvil y dan acceso a una economía global.

El sistema financiero al servicio de todos

Hay que tener en cuenta que son más de 2.000 millones las personas, alrededor del mundo, que no pueden acceder a los servicios de una banca tradicional. La aparición de las criptomonedas vino a paliar esta situación. Les ha permitido su participación a nivel económico mundial. Esto ha supuesto una auténtica revolución que incluye la oportunidad de alejarse de la pobreza.

Esta forma de operar está potenciando la aparición de redes monetarias que se establecen entre iguales. Cada vez es más común asistir a este tipo de vinculación. La consecuencia directa para la industria financiera se traduce en una amenaza real para todo el sector.

¿La razón del temor de la banca?, las operaciones entre iguales con criptomonedas escapan al control centralizado. Además, transferir dinero a nivel internacional se reviste de mayor agilidad y resulta más barato.

El informe de BBA Reino Unido “Digital Disruption: UK Banking Report”, lo deja muy claro. Para los expertos, con el uso del Bitcoin, las personas gestionan ellas mismas muchos requerimientos que, hasta ahora, precisaban de un banco. Ahora, la interactuación con una entidad bancaria resulta innecesaria y el usuario, incluso, ahorra en comisiones.

¿Se extingue la banca tradicional?

Las monedas digitales han venido a sacudir los cimientos de un sector que vivía anclado en el pasado. La evolución de la banca tradicional no ha caminado en paralelo con las necesidades que se iban generando en los clientes.

A medida que el mundo se sumergía en la revolución industrial 4.0. los sectores y los negocios han tenido que afrontar un potente cambio que los mantuviera en el mercado y absolutamente competitivos.

Las entidades bancarias han pretendido retrasar, cuando no eludir, un proceso de transformación inevitable. Incluso los Bancos Centrales no han sabido pronunciarse. En cualquier caso, aunque lleguen con retraso, no tienen más remedio que reinventarse y las criptomonedas no son más que la punta del iceberg contra el que pueden chocar.

De hecho, si desean mantenerse competitivos, los grandes bancos tienen que abordar un proceso profundo de digitalización. Han de estar preparados para ofrecer, en tiempo real, las opciones y los servicios que, como usuario, se consiguen operando con las criptodivisas.

Es cierto que los bancos más notables del sector han comenzado a invertir con el fin de investigar y desarrollar tecnología blockchain. La intención es poder recuperar terreno y afianzarse en el campo de la banca digital.

Adios a la mala praxis

Al margen de la renovación tecnológica, la banca tradicional debe desprenderse del halo de desconfianza que la rodea frente a la mirada del consumidor. Durante décadas, los bancos se han visto en el punto de mira del descontento de los usuarios que, no sin buenas dosis de impotencia, asistían a procedimientos poco éticos.

Manipulaciones de cuentas, aplicación de débitos antes que créditos, cobro de comisiones, cláusulas abusivas, obligación de comprar productos financieros… y un largo etcétera, han terminado por infundir al cliente un sentimiento de desconfianza generalizada.

Ahora, este sector tiene que aprender que, con la digitalización, los clientes tienen acceso a todos sus movimientos a través de un simple smartphone. Está claro que estas prácticas bancarias tienen los días contados.

Para hacer frente a esta situación, ya existen bancos que intentan mejorar su imagen. Para ello, se han centrado, entre otras cosas, en mejorar sus servicios de atención al cliente, ofertar opciones digitales y reducir o incluso eliminar las comisiones.

De todos modos, a juicio de los expertos en banking, la banca tradicional debe apostar por soluciones digitales que traspasen sus arraigadas barreras. Esto significa que deben ir más allá de conformarse con aplicar, de manera estandarizada, algunas opciones como la banca móvil.

En medio del proceso disruptivo en el que se encuentra el sistema financiero, si no abandonan las prácticas del pasado y abrazan la profunda transformación que necesitan, están en peligro de quedarse descolgados.

Publicaciones especializadas como American Banker animan a la banca afirmando que las criptomonedas también pueden suponer una oportunidad para los bancos. La revista señala que cuestiones como la forma para procesar los pagos, facilitar transacciones internacionales en cash, permitir el cambio de bitcoins por moneda corriente o atreverse a conceder préstamos en moneda virtual, podrían dinamizar el sector.

Banca tradicional vs criptomonedas, mercados financieros cambiantes

En los últimos tiempos se ha asistido a cierta transformación en las pautas de comportamiento de algunos bancos e instituciones financieras tradicionales. Parecen que han querido abrirse un hueco en el campo de las criptomonedas y el blockchain.

Según dicen, desean implementar mejoras en la red de bancos. Lo cierto, es que han llegado a crearse nuevas criptodivisas que, de la mano de la banca, intentan acceder al mercado de la banca tradicional.

Uno de los casos más recientes hace referencia a la asociación que se ha establecido entre el Santander y otros 13 bancos más, entre los que figuran nombres tan potentes como Barclays, Credit Suisse, ING, Lloyds Banking Group, Nasdaq o Commerzbank.

Estos puntales de la banca tradicional han creado Fnality. La intención pasa por el establecimiento de una “red de Infraestructuras de Mercado Financiero descentralizada”. Cuenta con su propia moneda digital, el USC. A esta criptodivisa se la ha vinculado, en cuanto a valor, con las monedas fiduciarias.

No queda opción. La lucha Banca tradicional vs criptomonedas ha empezado y si los primeros desean competir con las criptomonedas, los bancos tradicionales deben cambiar muchas cosas. El proceso debe pasar, entre otras cosas, por la eliminación de riesgos, costes y falta de eficiencia. ¿Serán capaces o este es el final de un viejo sistema sin respuestas para un entorno financiero globalizado?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
¡Síguenos!

© 2020 Spring Spain